No contratar a una trabajadora por estar embarazada

embarazo

¡Gracias a todos y todas!!! ¡Ya he llegado a los 500 seguidores en el blog!!!

En conclusión, lo que se alega por la recurrente, es que el hecho acreditado de que la actora no fue contratada cuando debía serlo y fue preterida en la Bolsa de trabajo, contratándose a otras trabajadoras que le precedían en la Bolsa de trabajo, fue debido a su situación de embarazo, lo que supone un claro supuesto de discriminación por razón de sexo, pues como establece la 8 de la Ley 3/2007 de 22 d marzo, “Constituye discriminación directa por razón de sexo todo trato desfavorable a las mujeres relacionado con el embarazo o la maternidad”.

Es cierto, como alega la recurrente, que el embarazo de la mujer dificulta su acceso al trabajo, y que si el trabajo es compatible con dicho estado, la falta de contratación provoca una discriminación por razón de sexo, por ser una situación temporal que sólo sufren las mujeres, debiendo el empresario proceder a su contratación, incluso cuando el estado de la trabajadora exija dispensa de trabajo o implique traslado, habiéndose pronunciado, en este sentido las sentencias del TJCE de 8 de noviembre de 1990, Caso Dekker y la de 21 de julio de 1991, Caso Stoeckel , al expresarse en la primera de ellas, que al ser el embarazo la causa de la no contratación, se produce una discriminación directa por razón de sexo, y no se admite tal decisión, aunque se funde en razones objetivas y no razonables.

Sentencia completa:

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=6775307&links=%22486/2012%22%20%22FRANCISCO%20JAVIER%20WILHELMI%20LIZAUR%22&optimize=20130703&publicinterface=true

Un pensamiento en “No contratar a una trabajadora por estar embarazada

  1. Ya perdonaréis que no me haya leído la sentencia y formule preguntas que, si la hubiese leído, es posible que no hiciera. Pero bueno, ahí va: si la Bolsa de Trabajo es para cubrir puestos cuyo desempeño, según la correspondiente evaluación de riesgos, supone un riesgo durante el embarazo -y dicha evaluación prevé que las trabajadoras deberán pasar a esa situación específica de riesgo, es decir, dejando de trabajar al menos en ese puesto- ¿resulta discriminatorio no ofrecerle un contrato -de trabajo- que resultaría de imposible cumplimiento? Se dice que “si el trabajo es compatible con dicho estado, la falta de contratación provoca una discriminación por razón de sexo”, luego si resulta incomparible no se incurre en esa discriminación. Pero continúa diciéndose que “debiendo el empresario proceder a su contratación, incluso cuando el estado de la trabajadora exija dispensa de trabajo o implique traslado”, es decir, ¿aunque resulte incompatible con el desempeño del puesto? No parece lógico ni correcto ¿no? Yo no puedo trabajar pero aún y todo me tienes que contratar ¿¡!? (Y Código civil arts. 1272 y 1274?

Los comentarios están cerrados.