CÓDIGO ÉTICO Y DE CONDUCTA DE LOS CARGOS PÚBLICOS GOBIERNO VASCO

homer-simpson-wallpaper-1

ACUERDO POR EL QUE SE APRUEBA EL CÓDIGO ÉTICO Y DE CONDUCTA DE LOS CARGOS PÚBLICOS Y PERSONAL EVENTUAL DE LA ADMINISTRACIÓN GENERAL E INSTITUCIONAL DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE EUSKADI.

RESUMEN

EL GOBIERNO APRUEBA UN NOVEDOSO CÓDIGO ÉTICO Y DE CONDUCTA QUE FIRMARÁ EL CONJUNTO DE ALTOS CARGOS Y PERSONAL DIRECTIVO DE LOS ENTES PÚBLICOS

• Las personas firmantes asumen el compromiso de dimitir en caso de incumplimiento de los estándares mínimos de conducta.

• El documento incluye, además, un riguroso sistema de supervisión de manera que su incumplimiento será inmediatamente puesto en conocimiento de la “Comisión de Ética Pública” que propondrá el cese inmediato, el traslado al órgano competente o incluso a la fiscalía, de los casos más graves.

• Entre otras cuestiones, las personas firmantes devolverán los regalos recibidos que excedan la cortesía, no aceptarán viajes que no entren dentro de sus estrictas funciones públicas, ni cobrarán por su participación como cargo público en charlas, conferencias o actividades.

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy un novedoso “Código Ético y de Conducta” al que se adherirá la totalidad de las y los altos cargos y personal eventual de la Administración General e Institucional de la Comunidad Autónoma de Euskadi. La no adhesión, en un plazo no superior a 15 días desde la publicación en Boletín Oficial, conllevará el inmediato cese del cargo público.

Las personas firmantes asumirán el compromiso de dimitir en el caso de incumplir las conductas establecidas en el documento como stándares mínimos, pero además, el documento incluye un riguroso sistema de supervisión para controlar el cumplimiento de este código ético y de conducta.

Se trata de un texto muy novedoso en el panorama público comparado de nuestro entorno, cuyo objetivo último es fomentar la integridad ética, la actuación eficiente y aumentar la calidad de las personas que forman parte de la alta dirección ejecutiva del Gobierno vasco.

Este código, recoge una lista de los estándares mínimos de conducta pero se considera un documento vivo y flexible que se podrá modificar, adaptar o corregir en función de las recomendaciones y propuestas que se vayan aportando.

CÓDIGO ÉTICO

En primer lugar, el “Código Ético y de Conducta” realiza un denso listado y descripción de los valores y principios que vertebrarán los comportamientos así como los estándares mínimos de conducta que serán objeto de control:

VALORES que deben inspirar la actuación de las personas integrantes de la alta dirección ejecutiva: La integridad, honestidad, honradez, desinterés subjetivo, transparencia, calidad, excelencia, confianza, diligencia, dedicación, trabajo en equipo, capacidad de liderazgo, de motivación y de innovación, eficacia, eficiencia, etc.

PRINCIPIOS que vertebrarán las conductas de las personas firmantes del código: imparcialidad, objetividad en la toma de decisiones, en los procesos de contratación, responsabilidad por la gestión realizada, transparencia en la actuación del cargo público, fomento de la participación ciudadana, respeto en sus comentarios y actuaciones, cuidado, corrección y simplificación del lenguaje, ejemplaridad en su comportamiento, cortesía y educación en el trato, mejora constante de sus conocimientos lingüísticos, respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, etc.

COMPORTAMIENTOS concretos a evitar y estándares mínimos a respetar. Entre otros:

• Las personas firmantes ejercerán sus funciones con dedicación plena y exclusiva. • No aceptarán trato de favor, situación que privilegio o ventaja injustificada por parte de terceros. • Evitarán las prácticas que puedan levantar sospechas de favoritismo: no utilizarán la posición institucional o las prerrogativas derivadas del cargo para obtener ventajas para agilizar procedimientos, exonerar cargas u otorgar beneficios a sí mismos o terceras personas o entidades. • Se abstendrán de llevar a cabo cualquier tipo de negocios o actividades que, directa o indirectamente, puedan colisionar con los intereses públicos o cuestionar la objetividad en el proceso de toma de decisiones. • Evitarán conductas que supongan potenciales conflictos de intereses como por ejemplo intervenir en decisiones en los que confluyan intereses públicos y privados propios, de familiares o personas del entorno. • Informarán inmediatamente cuándo haya colisión entre sus intereses y el interés público y transferirá sus responsabilidades al superior jerárquico. • No aceptarán donaciones o regalos más allá de los relativos a los usos habituales o a la cortesía. • Todos los regalos o donaciones que puedan ser entregados por razón de su cargo y que puedan interferir en sus decisiones públicas serán inmediatamente devueltos. Si no se pudiera hacer efectiva su devolución serán entregados a los servicios sociales y en última instancia serán incorporados al patrimonio de la Comunidad Autónoma de Euskadi. • Adoptarán las medidas necesarias para que el círculo familiar inmediato no reciba regalos o beneficios que puedan ser trato favorable. • No aceptarán el pago de viajes (billetes desplazamiento, hotel y manutención) por parte de terceros más que cuándo el cargo público asista como invitado oficial a un acto, reunión, jornada, congreso o actividad directamente relacionada con su responsabilidad. • No aceptarán retribuciones dinerarias o en especie por impartir conferencias, participar en debates, etc. salvo que la actividad se desarrolle en función de sus cualificaciones o actividades profesionales previas y ajenas al desempeño del cargo público. • No podrán percibir retribuciones o compensaciones económicas por participar en tertulias radiofónicas, debates televisivos, entrevistas, reportajes, libros, revistas, etc. • No respaldarán la contratación de directivos en los consorcios o entidades participadas que incluyan cláusulas de blindaje o indemnizaciones por cese que superen la cuantía legalmente establecida para el personal directivo de las sociedades y entes públicos. • No podrán -bajo ningún concepto- falsear o mentir en torno a los datos propios del currículum profesional. • No adoptarán actitudes o conductas que puedan perjudicar la imagen de la institución a la que representan. • No podrán desempeñar cargos o funciones de gerencia –cobren o no- en fundaciones, asociaciones u otro tipo de entidades que puedan colisionar con los intereses públicos. • Deberán abstenerse de realizar un uso impropio de los bienes y servicios que la Administración pone a su disposición por razón del cargo. • Asumirán la no reclamación de sus intereses a la Administración Pública una vez cesados salvo que el conflicto se haya producido con posterioridad al cese. • El tratamiento oficial protocolario será el de “señor” o “señora” seguido de la denominación del cargo que la persona tenga atribuido.

SISTEMA DE IMPULSO, CONSULTA Y SUPERVISIÓN

Las personas que firmen este “Código Ético y de Conducta” asumen el compromiso de dimitir en caso de incumplimiento de los estándares mínimos de conducta pero además, se establece un riguroso sistema de impulso, consulta y supervisión a través de la creación de la “Comisión de Ética Pública”.

Esta comisión está adscrita al Departamento de Administración Pública y Justicia, se reunirá periódicamente y la compondrán 5 miembros:

Presidencia: La persona titular del Departamento de Administración Pública y Justicia. • La persona titular de la Viceconsejería en materia de Función Pública. • Dos personas expertas con experiencia y prestigio en el ámbito de la ética y la alta dirección ejecutiva. • Secretaría: una persona que ocupe un alto cargo en el Gobierno que actuará de secretario o secretaria de la comisión.

Esta comisión será el órgano competente para recibir las observaciones, consultas, sugerencias, quejas, denuncias de posibles incumplimientos, etc.

En función de la gravedad o consecuencia de las acciones u omisiones de la persona firmante de este código, la “Comisión de Ética Pública” propondrá al Consejo de Gobierno:

• El cese inmediato si afecta al incumplimiento de los estándares de conducta expresamente recogidos. • El traslado al órgano competente para que se proceda a incoar, instruir o sancionar una conducta. • El traslado al Ministerio Fiscal si hubiere constatación de posible delito o falta.

 

Un pensamiento en “CÓDIGO ÉTICO Y DE CONDUCTA DE LOS CARGOS PÚBLICOS GOBIERNO VASCO

  1. No aceptarán responsabilidades para las cuales no se encuentren capacitados… No confundirán el interés público del cargo que ostentan con el interés particular o del partido… Serán servidores de lo público y no se servirán de lo público…

Los comentarios están cerrados.