LA JORNADA EN EL EMPLEO PÚBLICO LOCAL TRAS LA APROBACIÓN DE LA LEY DE PRESUPUESTOS DE 2012.

Articulo de Rafael Jimenez Asensio en su blog:

Las medidas sobre el empleo público como consecuencia del proceso de contención del déficit público comenzaron en esta legislatura con el Real Decreto Ley 20/2011, de 30 de diciembre, han seguido con la Ley 2/2012, de 29 de junio, de Presupuestos Generales del Estado para 2012 y tendrán continuidad con un paquete de medidas (que ya se está anunciando desde círculos gubernamentales) dirigidas a modificar aspectos puntuales del EBEP en diferentes materias, así como –tal como se ha anunciado recientemente- reducción del empleo público y un más que probable recorte en la retribuciones de los empleados públicos.

El artículo 4 del Real Decreto Ley 20/2011 abrió una falsa polémica, pues realmente su ámbito de aplicación se limitaba al sector público estatal y, realmente, no cambiaba en nada los términos del problema. Tras el desconcierto inicial, se implantó la calma: la jornada de 37 horas y media semanales no se trasladó –salvo excepciones puntuales- al ámbito local.

En su día defendimos a través de un Informe esa inaplicabilidad de la jornada de 37 horas y media a la función pública local (“La reordenación del tiempo de trabajo (artículo 4 del Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de diciembre), y la jornada en cómputo anual de los empleados públicos de la administración local”), pero el tema no era precisamente pacífico. Sin embargo, ya se podía intuir que las cosas cambiarían radicalmente con la aprobación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012 (LPGE 2012, en lo sucesivo), que entonces (con un retraso injustificado y hasta cierto punto poco responsable) se estaba elaborando a cámara lenta.
Y, efectivamente, así ha sido. El Congreso de los Diputados ha aprobado definitivamente la LPGE 2012 en el pleno de 28 de junio, y en ella se incorporan algunas medidas importantes (posiblemente ya insuficientes para afrontar los objetivos de déficit público) en materia de empleo público, en línea de continuidad (con ligeras variaciones) con lo establecido en el RDL 20/2011.

Pero donde sí se rompe esa línea de continuidad es, precisamente, en el tratamiento de la jornada general. Así, la disposición adicional septuagésima primera de la LPGE 2012 (obviando esta vez el eufemismo del que hiciera gala el RDL 20/2011: “ordenación del tiempo de trabajo”) recoge un detallado régimen jurídico de la jornada general de trabajo en el sector público que obviamente tiene implicaciones directas sobre el sector público local y también sobre el autonómico.

Las notas sustantivas, así como alguno de los problemas que se suscitan, de ese régimen jurídico son las siguientes:

http://www.estudiconsultoria.com/index.php?option=com_content&view=article&id=145:jornada-laboral&catid=35:blog&Itemid=73