Prórroga en el servicio activo después de los 65 años

La prolongación en el servicio activo en el ámbito de la Función Pública de la Comunidad Autónoma Vasca está regulada en el artículo 38 de la Ley 6/1989 dela Función Pública Vasca(LFPV), en la redacción dada por la Ley 16/1997 de 7 de noviembre, que establece lo siguiente:

“1, La jubilación forzosa de los funcionarios públicos se declarará de oficio al cumplir los sesenta y cinco años de edad.

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, tal declaración no se producirá hasta el momento en que los funcionarios cesen en la situación de servicio activo, en aquellos supuestos en que voluntariamente prolonguen su permanencia en la misma hasta, como máximo, los setenta años de edad. Las Administraciones Públicas Vascas dictarán las normas de procedimiento necesarias para el ejercicio de este derecho.

De lo dispuesto en el párrafo anterior quedan exceptuados los funcionarios de aquellos cuerpos y escalas que tengan normas específicas de jubilación.

La Ley 6/2011, de 23 de diciembre, por la que se aprueban los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Euskadi para el ejercicio 2012 aprobada por el Parlamento Vasco y publicada en el BOPV n° 247 de 30 de diciembre de 2011, prevé en su Disposición Adicional Décima la suspensión de la aplicación del citado artículo 38.1 párrafo segundo para el ejercicio 2012, que literalmente dispone lo siguiente:

“Décima.-Acceso a la jubilación de los empleados públicos de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Se suspende la aplicación durante el ejercicio de 2012 la previsión contenida en el párrafo segundo del apartado 1 del artículo 38 de la Ley 6/1989, de 6 de julio, de la Función Pública Vasca, relativo a la posibilidad de solicitar la prórroga en el servicio activo.

No obstante, si el personal afectado, a la edad de 65 años, tuviera reconocidos 12 años de servicios efectivos y no hubiera completado los que como mínimo se exigen para causar derecho a pensión en su favor podrá solicitar la prórroga en el servicio activo al órgano competente para acordar su jubilación, y aquella comprenderá exclusivamente el período temporal que le falte para cumplir el de carencia antes  mencionado  y se concederá siempre  que el interesado fuere considerado apto para el servicio.”